La Ley Orgánica 2/2019, reforma del Código Penal en materia de accidentes de tráfico y la introducción del delito de fuga y las distintas modalidades de imprudencia en los delitos de tráfico.

Nos encontramos con una reforma necesaria, ya que anteriormente estos casos de imprudencia se tramitaban por la vía civil, y la multitud de reclamaciones que existían se traducían en un sistema de reclamación lenta y en una sobrecarga de trabajo en la jurisdicción civil.

Además otro de los inconvenientes de tramitar por el cauce civil este tipo de reclamaciones, era que se obligaba a los perjudicados a tener que acudir a un médico especialista para que emitiera un informe que evaluara el daño corporal, informe que al ser considerado de parte implicaba que el juez civil pidiera una pericial de parte con la que poder valorar las lesiones y su correspondiente indemnización.

Entre las novedades de esta reforma:

  • No es necesario presentar una previa reclamación del perjudicado, trámite que sí se exigía por la vía civil.
  • Solicitud de reconocimiento por el médico forense. Al presentar la denuncia, en la misma puede solicitar ser reconocido por un forense, simplemente aportando partes médicos y gastos que ha sufragado hasta ese momento, sin perjuicio de aportar más adelante los acaecidos con posterioridad.
  • La aseguradora, una vez recibida la comunicación del accidente deberá evaluar el alcance de las lesiones, para sufragar la responsabilidad civil. El perjudicado puede presentar ante la aseguradora el parte forense, de forma que la aseguradora lleve a cabo una oferta motivada, de forma que la vía civil dentro del procedimiento ya no sería ejercitable y sólo quedaría la vía penal.
  • La calificación jurídica de la imprudencia grave en aquellos casos de conducción bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas, o de bebidas alcohólicas o de exceso de velocidad.
  • Si concurre imprudencia menos grave la reforma ha reubicado su calificación jurídica en el artículo 152.2 CP, como consecuencia se puede presentar denuncia.
  • El art. 142.2 y 152.2 CP introduce el concepto de imprudencia menos grave y establece que “Se reputará imprudencia menos grave, cuando no sea calificada de grave, siempre que el hecho sea consecuencia de una infracción grave de las normas de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, apreciada la entidad de ésta por el Juez o Tribunal”.
  • Se agravan las penas en los casos de imprudencia grave y muerte.
  • La reforma no se ocupa simplemente de las siniestralidad menos grave sino que además eleva las penas en los casos de homicidio de dos o más personas.
  • La imprudencia leve sea cual sea el resultado seguirá tramitándose por la vía civil.
  • Se introduce el delito de fuga en el artículo 382 bis del CP “1.-El conductor de un vehículo a motor o de un ciclomotor que, fuera de los casos contemplados en el artículo 195, voluntariamente y sin que concurra riesgo propio o de terceros, abandone el lugar de los hechos tras causar un accidente en el que fallecieran una o varias personas o en el que se le causare lesión constitutiva de un delito del artículo 152.2, será castigado como autor de un delito de abandono del lugar del accidente
    2.-Los hechos contemplados en este artículo que tuviera su origen en una acción imprudente del conductor, serán castigados con la pena……”.

*Anteriormente era necesario que la persona se hallara desamparada y en peligro manifiesto y grave para que se considerara delito dicha conducta.

Tags relacionados

José Manuel Puga Escudero
José Manuel Puga Escudero

Departamentos:

Publicaciones relacionadas

Podemos proporcionarte el asesoramiento que necesitas

Solo tienes que exponer tu caso en el siguiente formulario

Por favor, corriga los siguientes errores en el formulario:

  • [[error]]